Traducciones jurídicas y económicas

Traductor financiero

¿Un campo con demasiado «palabreo»?

La mTraducciones jurídicas, económicas y financierasayoría de la gente piensa que los abogados y los legisladores utilizan más palabras de las necesarias para transmitir información… y a veces esto es muy cierto. Pero debemos tener en cuenta que a menudo los sistemas legislativos influyen en su forma de redactar. Los sistemas anglosajones (common law) se han centrado tradicionalmente más en las sentencias judiciales que en las leyes —aunque últimamente hay una tendencia hacia la codificación—, mientras que los sistemas romano-germánicos (civiles) han sido siempre más estrictos a la hora de seguir las normas, las leyes, los reglamentos —aunque, de nuevo, las sentencias judiciales están siendo cada vez más vinculantes—, y los demás sistemas (híbridos, religiosos, socialistas…) tienen sus propias características.


Al final esto significa que todos los profesionales del Derecho deben ajustarse a sus propios sistemas cuando redactan los textos, y los traductores jurídicos no pueden hacer otra cosa (normalmente) que trasladar los conceptos a sus lenguas sin adaptarlos a sus propios sistemas jurídicos, ya que no tienen la capacidad legal para hacerlo. Capacidad legal que sí tienen, por ejemplo, los gobiernos de los Estados miembros de la UE cuando hacen la transposición de directivas de la UE a sus sistemas nacionales. Los traductores jurídicos deben ser expertos en los sistemas jurídicos de las lenguas de origen y destino, ya que deberán identificar los términos y conceptos equivalentes cuando existan, y explicarlos o describirlos cuando no tengan equivalentes exactos.


La precisión y la exactitud son muy importantes, por supuesto, pero las explicaciones y las notas suelen ser bienvenidas, siempre que el «espíritu» del documento se transmita correctamente. No obstante, esto no significa necesariamente que las traducciones vayan a ser siempre más largas que sus originales: un buen traductor español debe saber identificar, por ejemplo, cuándo esas listas interminables de adjetivos de los contratos británicos se pueden reducir considerablemente y seguir siendo correctas.

¿Y qué pasa con la economía?

Los textos económicos son un poco distintos: aunque también hacen referencia a leyes y normas nacionales específicas, la globalización ha tenido un enorme impacto en este campo y actualmente muchos términos económicos se entienden perfectamente en todo el mundo… después de ser traducidos, por supuesto. Si bien una póliza de seguro o los estatutos de una sociedad no van a tener probablemente equivalentes exactos entre distintos países, sin embargo sí hay una especie de internacionalización con los textos financieros, por ejemplo. Hay, por ejemplo, normas internacionales que regulan los documentos financieros y contables, y esto resulta muy útil a la hora de traducir informes anuales o estados financieros.

Traducciones financieras
Paraphrasis traducción y localización
  • Facebook Paraphrasis
  • Google+ Paraphrasis
  • Linkedin Paraphrasis
  • Wordpress Paraphrasis

Francisco Pérez Escudero

+34 650 522 575

C/ Mar Menor 2, 30009 Murcia

info@paraphrasis.com