Localización

Localización
Traducción software localización

Trasteando con el software y el hardware

Como cualquier otro campo relacionado con la informática, la localización ha ido cambiando y evolucionando desde que empezó a utilizarse a finales de los 70 del siglo pasado. Se podría definir como el proceso de adaptar un producto o servicio a un idioma, una cultura y un país determinados, aunque suele hacer referencia más concretamente al software, los juegos y los sitios web. La principal característica de un producto o servicio localizado es que los usuarios finales deben percibirlo como si se hubiera creado en su propio idioma y estrictamente para ellos, y no como una traducción o adaptación. Por lo tanto, hay que tener muy en cuenta componentes no textuales tales como el simbolismo del color, el género, la codificación de las fuentes, los husos horarios, las unidades de medida, las teclas de método abreviado, la longitud del texto, etc.

Cuando las grandes empresas quieren localizar sus productos en distintas lenguas y/o dialectos, tienen que hacer una cierta planificación antes de la localización, por motivos de coste, eficacia y coherencia: es lo que se denomina «internacionalización». El contenido textual se prepara (se internacionaliza) para que se pueda extraer fácilmente, enviar para su localización y ser reintroducido en los productos originales. Finalmente, los procesos de garantía de calidad (QA) aseguran que el producto final cumpla los requisitos del cliente, mediante revisiones lingüísticas y pruebas funcionales, que garantizan que no se haya perdido nada en el proceso y que todo funcione correctamente. El proceso se suele llamar en conjunto «globalización».

Generalmente se utiliza una gran cantidad de herramientas de software: además de las herramientas de traducción habituales (memorias de traducción, traducción automática, gestión de terminología), en la parte técnica (llamada «ingeniería») hay además tareas de programación, compilación, edición de cadenas, QA, etc. Por esta razón, y para poder abarcar muchas lenguas simultáneamente, la localización suele estar gestionada por grandes o medianas empresas que cuentan con gestores, ingenieros, traductores y revisores, ya sea en sus oficinas o externos.

El papel del traductor

Para trabajar en localización, los traductores deben tener un perfil específico, bastante similar al de las empresas, pero en una escala mucho menor. Aparte de la evidente capacidad lingüística, deben conocer muy bien las herramientas de traducción asistida por ordenador (CAT), y es deseable que puedan manejar también software básico de ingeniería e incluso algunos lenguajes de programación básica o de diseño Web.

Tipos de contenidos

Prácticamente todos los productos de consumo se someten hoy día a procesos de localización (muchos incluso por ley), y por lo tanto es imposible enumerar aquí todos los contenidos posibles. Pero sí podemos tomar los siguientes como ejemplo:

  • Productos de software
  • Juegos de ordenador/móvil/consola
  • Sitios web
  • Guías de instalación/usuario
  • Archivos de ayuda
  • Embalajes de productos
  • Audio...
Paraphrasis traducción y localización
  • Facebook Paraphrasis
  • Google+ Paraphrasis
  • Linkedin Paraphrasis
  • Wordpress Paraphrasis

Francisco Pérez Escudero

+34 650 522 575

C/ Mar Menor 2, 30009 Murcia

info@paraphrasis.com